miércoles, septiembre 07, 2005

Creación de la nueva web de Pepe Beunza

Hoy se da por inaugurada la nueva web de opinion de Pepe Beunza

viernes, enero 21, 2005

La Contra de la Vanguardia

PEPE BEUNZA, PIONERO DE LA INSUMISIÓN MILITAR EN ESPAÑA
"Sólo los desertores vencen en una guerra"

Tengo 57 años. Nací en Beas de Segura (Jaén), me crié en Valencia y vivo en Caldes de Montbui. Soy ingeniero técnico agrícola y trabajo en un parque natural. Estoy casado y tengo una hija, Núria (22). ¿Política? ¡No violencia revolucionaria! Fui el primer objetor de conciencia contra la mili forzosa, con dos consejos de guerra encima

VÍCTOR-M. AMELA - 21/01/2005

-¿Dos consejos de guerra? -Sí, ¡tengo ese honor!Ytengo el enorme orgullo de que el segundo consejo de guerra me considerase un desertor.

-Un término con un halo despectivo... -¡El desertor es un héroe! Desertar es la única actitud respetable en una guerra. El desertor es el único que vence en una guerra, porque no mancha sus manos de sangre.

-Actitud cobarde, le habrán dicho. -Y es al revés, digo yo: lo cobarde es ser violento. ¡Hay que ser muy valiente para no emplear la violencia física!

-¿Usted lo es? -Hacer el servicio militar contradecía mis principios, y tomé la firme decisión de no hacerlo. Era 1971 y me enviaron a la cárcel.

-¿Por cuánto tiempo? -Estuve en diversos calabozos y cárceles entre enero de 1971 y marzo de 1974.

-¿Y cuánto tiempo de su libertad estaba dispuesto a sacrificar por no hacer la mili?-No era sólo por no hacer yo la mili,sino para que se aboliera el servicio militar forzoso. Esa lucha sólo culminó 31 años después, en mayo del 2002, cuando por fin salieron de la cárcel los últimos cinco insumisos.

-¿Fue el primero en hacer eso en España? -Sólo se negaban a hacer la mili los Testigos de Jehová, por su religión. Pero yo fui el primer objetor de conciencia por convicciones pacifistas, por profesar la no violencia.

-¿Y por antifranquismo? -También, ¡pero tuve muchas discusiones en la cárcel con la izquierda antifranquista, que no compartía mi discurso no violento!

-¿Qué fue lo que le llevó a usted a tener tan firmes convicciones pacifistas? -Fui un niño obediente en una familia de valores cristianos, y un adolescente con tendencias anarquistas. Conocí en Valencia a Lanza del Vasto y viajé como mochilero a su comunidad del Arca en Francia: agricultura ecológica, no violencia, cultura tradicional... Y allí decidí íntimamente que objetaría: ¡practicaría la desobediencia civil ante la mili! Y me prepararía a conciencia para ello.

-¿Cómo? -Ensayé el ayuno, para estar entrenado en huelgas de hambre...Me inicié en el yoga, para mantener la calma... Practiqué trabajos manuales, para tener ocupaciones... Aprendí a tocar la flauta...

-Ya veo que se lo tomó muy en serio. -¡Es que no existen cursillos de cárcel! Y tuve que inventármelos yo mismo. También me sometí a un análisis psiquiátrico. -

¿Ah, sí? ¿Con qué fin? -Quise saber si estaba bien, para evitar ser enviado a un manicomio. Durante el análisis, el médico me insinuó: "¿Estás buscando excusas para no hacer la mili?"Alucinó cuando le dije: "No, no. ¡Ojalá no tenga nada que me salve de hacerla!". Ya estaba a punto.

-Y un día le llaman para hacerla.... -Como estudiante, había ido pidiendo prórrogas. A los 23 años me consideré ya preparado. Al presentarme a la caja de reclutas, declaré: "No quiero vestir este uniforme".

-¿Cómo reaccionaron los militares? -Se asustaron. Vino el capitán y me dijo: "Piénsalo bien". Insistí. Y me metieron en el calabozo. ¡Sentí una gran liberación!

-¿Liberación? Qué paradoja, ¿no? -Me sentí liberado del miedo a ceder, a fallar, a no hacerlo... Me había preparado tanto... ¡Pero, por fin, ya estaba allí!

-¿Qué pasó luego? -Estuve en la Modelo y en la cárcel de Jaén. Había vascos, comunistas, gays, cristianos, anarquistas, marxistas... y cursillos de todo, foros de discusión... Alguno de aquellos presos es hoy rector de universidad.

-¿Tenía usted apoyos afuera? -Sí, agitamos el movimiento no violento europeo. En Notre Dame de París colgó una pancarta gigante que rezaba: Libérez Pepe!

-¿Se hizo usted famoso? -Empezó a hablarse de la objeción de conciencia contra la mili.Al salir de la cárcel yo debía volver al cuartel, pero me fui a un barrio de Valencia a alfabetizar niños pobres.

-¿No le detuvieron? -No, hasta que publiqué en La Vanguardia una carta abierta al capitán general. Abogué por una sociedad desmilitarizada y le dije: "Este barrio es mi patria y aquí estoy sirviéndola". Entonces me detuvieron y fui condenado en consejo de guerra por desertor.

-¿Y a la cárcel otra vez? -Sí, y pasé por una depresión... pero la remonté. Y me trasladaron a una compañía disciplinaria de la Legión, en el desierto de El Aaiún, con los delincuentes más terribles.

-Buf. ¿Merecía la pena todo ese vía crucis? -Todo lo que hice yo y otros vale la pena por ser libres. ¡Hemos nacido para ser libres! -Sacrificó su libertad por la libertad...y logró el servicio social sustitutorio. -Que rechazamos, porque planteó el servicio social como un castigo temporal. ¡Servir a los demás es algo noble y para toda la vida! Y por eso aparecieron los insumisos, ¿no? -Y los hubo hasta la abolición del servicio militar obligatorio, en diciembre del 2001.

-Gracias: mis hijos no harán la mili. -Acabó un vestigio de esclavitud medieval, un impuesto de sangre. Ya es otra era.

-¿Qué sintió usted el día de la abolición? -Seguí luchando para que soltaran a cinco insumisos aún encarcelados. Uno, en su último juicio, había dicho a los soldados presentes: "Y ustedes sean hombres ¡y deserten!".

-¿Y hoy ha terminado ya su lucha, pues? -¡Si no luchas, estás muerto! Lucho para reducir los ejércitos y promover la cultura de paz frente a la cultura de la guerra. ¡Que nadie aplauda jamás ante un bombardeo! ¡Conseguir algo matando es un fracaso humano! Luchemos: la no violencia es lo revolucionario.


FUERTE

Tras Beunza hubo en España un millón de objetores y 10.000 insumisos durante 30 años. Hoy, diplomado en Cultura de Paz por la UAB, promueve la reducción de los ejércitos y postula que "hay que ser muy fuerte para ser no violento". Él demostró serlo al enfrentarse a un ejército que era el pilar de una dictadura. Su gesta la cuenta La utopía insumisa de Pepe Beunza (Virus). Beunza es un tipo optimista, activo, firme y vitalista: "Europa puede defenderse con 60.000 soldados, y tenemos 2.500.000...". Le hago la pregunta de manual a todo pacifista: "Si hubiese podido matar a Hitler, ¿lo hubiese hecho?". "¿Qué sentido tiene matar a uno que una sociedad ha generado? ¡Mejor cambiar la sociedad! -dice-. Adiestremos a los niños a ser críticos con toda consigna, incluida ésta"

sábado, octubre 07, 2000

BIOGRAFIA DE PEPE BEUNZA

Nací en Beas de Segura (Jaén) en 1947, mi padre era navarro y mi madre de Madrid. Como todos los españoles fui bautizado. Fui después, no ya como todos los españoles sino solo como los que podían económicamente, a un colegio de religiosos.
A los 10 años, habiendo vivido en Tolosa y Reus, debido al trabajo de mi padre que es notario, vine a vivir a Valencia, hasta ahora.
De pequeño tiraba piedras, perseguía gatos y jugaba al futbolín, en un local algo golferas del barrio. A los 14 años entro en los boy-scouts de los escolapios que me ocuparan las 24 horas del día durante varios años. Fui estudiante medio pero activo. A los 15 años organizo un grupo de scouts en mi colegio (maristas). Hago deporte, montañismo, trabajos manuales etc. Tengo muchos amigos, soy guía de patrulla, animo los fuegos de campamento haciendo el payaso y más tarde soy jefe de los mayores (Robers).
Empiezo a preocuparme por problemas sociales. La fe y el evangelio llenan mis sentimientos. En el verano de preuniversitario (tengo 17 años) me voy a trabajar de voluntario durante tres semanas a la leprosería de Fontilles (Alicante), preocupado por el sufrimiento humano. Me doy cuenta de que el problema es la sociedad, que no acepta la readaptación del enfermo curado.
Al año siguiente (64-65) entro en la Universidad, estudio 1º de ingenieros agrónomos. Participo en una campaña del SUT (Servicio Universitario de Trabajo) limpiando la basura de un barrio de chavolas, cursos de alfabetización, animación de un centro de juventud etc.( Dábamos clase alumbrándonos con velas).
Durante el verano voy a un campo de trabajo del SUT. Trabajo de peón de la construcción en un pueblo de colonización en Zaragoza y tomo conciencia de la injusticia social. Trabajo muy duro, mal pagado y tratados como perros.
Repito curso, con una asignatura suspendida, pues es selectivo. Se empieza a animar el movimiento universitario en Valencia y acudo a algunas asambleas democráticas.
El verano siguiente (65)hago mi primer viaje al extranjero (Francia), viajo en auto-stop, disfruto, lejos de la dictadura franquista, de la libertad internacional de los albergues de juventud y trabajo en una fábrica de abonos. Discuto y aprendo con los Beatnicks. En la carretera, con la mochila me siento libre como un pájaro. Un día voy a Andorra y otro a Lourdes y encuentro muy poca diferencia. Me parecen centros comerciales. Mi fe se hace mas critica.
El curso siguiente acepto mi primer compromiso político. Me eligen consejero de curso del sindicato democrático y me encargo de la redacción de apuntes a multicopista a precios populares. Éxito completo y prestigio para el sindicato.

EMPIEZA LA OBJECION
En verano voy a visitar el Arca que es una comunidad de no-violentos en Francia, fundada por Lanza del Vasto y que se declaran objetores de conciencia a la totalidad de la sociedad, lo que les obliga a organizarlo todo de manera no-violenta, la enseñanza, la autoridad, el abastecimiento etc. Soy como una esponja absorbiendo todo y me tratan con una gran amistad.
Me hablan de unos objetores y voy a conocerlos a un pueblecito de los Pirineos franceses. Hacían un servicio civil de desarrollo rural. Me pareció formidable y ahí se inicia mi postura.
El curso siguiente (21 años, 67-68) me eligen delegado de curso y subdelegado e la escuela. Participo en primera línea del movimiento universitario, encerronas, asambleas, manifestaciones etc., me detiene la policía varias veces pero sin consecuencias.
En Navidades me voy a Holanda en auto-stop. Experiencia dura pero muy interesante. En semana santa conozco en Francia un grupo de anarquistas no-violentos. Sus ideas me influyeron mucho. Mayo 68 francés fue una explosión aunque aquí era diferente.
El curso 68-69 me cambio a ingenieros técnicos agrícolas. Con tanta actividad no hay mucho tiempo para los estudios. Animo mi nueva escuela que estaba un poco dormida. Me eligen delegado de información. Organizamos una huelga de mes y medio. Viajo mucho, voy a un campo de trabajo en una plantación de tomates en Almería y hago la vendimia con un grupo de objetores franceses, gente magnífica que trabajaban de traperos en Burdeos.
El curso 69-70 trabajo intensamente la objeción de conciencia y la no-violencia, damos charlas, me preparo para ir a prisión, hago yoga, toco la flauta, practico el ayuno, hago artesanía que vendo, canto en un grupo de folk valenciano que organizamos para ir por los pueblos cantando canciones pacifistas y populares.
En septiembre me suspenden dos asignaturas que son las que me faltan para terminar los estudios. Viajo por toda Europa preparando la campaña de apoyo, junto con el Arca, Internacional de resistentes a la guerra, Movimiento internacional de la reconciliación, Amnistía Internacional y los cuáqueros que me dan cobertura y apoyo. Se crea una red con coordinadores en cada país.

EMPIEZA LA CARCEL

Enero 71.- negativa a vestir el uniforme. Entro en prisión. Se inicia la campaña de apoyo internacional. Abril Consejo de Guerra, condena 15 meses por desobediencia.
Noviembre 71 me dan la libertad por un indulto general, Tengo orden de presentarme en el cuartel para hacer la mili.
Dic 71 me voy al barrio de Orriols de Valencia a hacer un servicio civil. Escribo al Capitán General. Me detienen y vuelvo a la cárcel.
Abril 72 Consejo de Guerra por deserción. Condena de un año de prisión con la accesoria de destino en un batallón disciplinario (Sahara) el tiempo de mili que me falte o sea quince meses. Acabo la carrera en la cárcel. Me enfrento con los curas de prisiones y castrenses y me distancio de la iglesia.
Diciembre 72 me dan la libertad en Canarias y me llevan al Sahara.
Marzo 74 vuelvo del Sahara. Han sido tres años y dos meses que se resumen en dos calabozos, diez cárceles y el batallón de castigo del Sahara

VUELVO A LA LIBERTAD Y SIGO LA CAMPAÑA

Empiezo la campaña “Voluntariado para el desarrollo”. Doy charlas por toda España reorganizando los grupos de apoyo y creando nuevos. Detienen a Rafa Rodrigo y organizamos acciones.
Abril de 75 se forma el primer grupo de objeción de conciencia colectiva . Viajamos por toda Europa para preparar la campaña de apoyo. En junio vamos a vivir todos a Can Serra.
Navidad del 75 se hace pública la objeción. Enero 76 son detenidos los que eran ya prófugos (siete en total). Empieza la campaña, muy intensa y con buena repercusión, se van formando grupos de objetores en varias ciudades.
Verano del 76 ponen en libertad a todos los objetores. Seguimos trabajando por el derecho a la objeción. En dic vuelvo a Valencia con mi familia y trabajo con los grupos de allí.

EMPIEZO OTRAS LUCHAS

Sep 77 veo que la continuidad de la objeción está asegurada y marcho a Montpellier a hacer un curso desarrollo agrario. A la vuelta empiezo a trabajar la agricultura ecológica. Vivo en varias comunas, trabajo de jornalero cogiendo naranja en Castellón, ocupamos casas expropiadas abandonadas en Gallecs (Barcelona) restaurándolas y sembrando los campos y sigo dando charlas y apoyando a los objetores.
En 1982 empiezo a dar clases en la escuela de Formación Profesional Agraria de Caldes de Montbui. Llegamos un grupo de profesores nuevos y renovamos el claustro pues el anterior director era el jefe provincial de falange. Con un esfuerzo extraordinario de varios años, conseguimos una escuela pionera en muchos aspectos. Agricultura ecológica, cooperativa de alumnos reinserción social etc. Cuando el trabajo mas difícil ya estaba hecho y se abrían unas perspectivas magníficas, la Diputación propietaria de la escuela y gobernada por los que se llaman de izquierdas decidió cerrarla.
El claustro y los alumnos nos opusimos y mantuvimos durante cinco años una lucha terrible. Al final perdimos la escuela y yo además perdí la salud.
En la actualidad trabajo de técnico en la protección de espacios naturales y sigo defendiendo la lucha de los insumisos con los que me he autoinculpado en varias ocasiones. El último insumiso del que me autoinculpé, cumple en estos momentos condena en la prisión de Alcalá de Henares, junto con otros compañeros. También participo en campañas por el desarme y otras luchas ecológicas y en defensa de los derechos humanos.
Soy patrono de la Fundació per la Pau, Presidente del Memorial Josep Vidal i Lletja, alguna cosa mas que me olvido y toco el tambor con la colla de Diables de mi pueblo.

jueves, marzo 16, 1995

Carta a los insumisos presos de Pamplona

Insumiso ¡ Que palabra tan magnífica ! ...El que no se somete.
Si objetor es aquella persona que desobedece una ley porque va en contra de su conciencia, que prefiere seguir su criterio aceptando las consecuencias de ir contra una ley que considera injusta, INSUMISO es el que no se somete. Lo contrario de insumiso es sumiso, sometido, aquel que reniega de su condición de persona libre para aceptar ser esclavo. TODOS HEMOS DE SER INSUMISOS.
Por eso me he declarado responsable, incitador y solidario de Fernando Mendiola, insumiso, ciudadano ejemplar y sin embargo preso en la carcel de Pamplona.
Mi abuelo Joaquin Beunza declarado martir de la cruzada y fusilado, sacrificio inutil, en el fuerte de Guadalupe en 1936, me anima desde su tumba a luchar contra la barbarie de la guerra y su preparador, ese resto de esclavitud medieval que es el ejército.
Como pacifista he sido condenado en dos consejos de guerra, he pasado por diez carceles y dos calabozos, estuve quince meses en un batallón de castigo en el Sahara y sigo pensando que el NO MATARAS y la lucha por el desarme es el único camino de supervivencia que tenemos.
No queremos aprender a matar, hemos nacido para disfrutar de la vida, para crecer, para crear, no para destruir. No queremos obedecer órdenes absurdas, practicar (uno,dos,uno,dos) pasos ridículos. Todos los ejércitos son escuela de violencia, de servidumbre, de aniquilacion de la especie humana. En nombre de la patria, la raza, la religión, el pueblo o lo que sea, cualquier excusa es buena para adorar la BOMBA ATOMICA, cual moderno becerro de oro.
Nuestra patria es la humanidad, esa humanidad oprimida, machacada, hambrienta, moribunda por la rapiña de unos pocos y la maldad ignorante de algunos mas.
Nuestra bandera es la libertad, de todos los pueblos y para todos. Libertad basada en la tolerancia y la aceptación del contrario.
Nuestra arma es la razón. Destruyamos por lo tanto, todas las armas mortíferas que hacen retroceder a la humanidad a los tiempos de penumbra. El desarme empieza por uno mismo.
Nuestra fuerza es la solidaridad de todos los débiles y perseguidos.
Nuestra escuela es la carcel. Universidad popular gratuita, centro de reflexión y estudio.
Nuestros enemigos muchos y peligrosos dragones que con nuestra desobediencia se transforman en tigres de papel.
Nuestra lucha, la noviolencia. Tecnicas de acción al alcance de todos y que hace a los débiles poderosos.
Nuestra ilusion, que todos los soldados se vayan a sus casas.
Nuestra alegría, hacer el amor no la guerra y plantar arboles.
Nuestra esperanza, que los pueblos no repitan los horrores y errores de la historia.
Nuestro futuro, un mundo pacífico y fraternal

!AUPA EL PLANTE DE INSUMISOS Y QUE DE BUENOS FRUTOS QUE YA EMPIEZA LA PRIMAVERA.¡