viernes, enero 21, 2005

La Contra de la Vanguardia

PEPE BEUNZA, PIONERO DE LA INSUMISIÓN MILITAR EN ESPAÑA
"Sólo los desertores vencen en una guerra"

Tengo 57 años. Nací en Beas de Segura (Jaén), me crié en Valencia y vivo en Caldes de Montbui. Soy ingeniero técnico agrícola y trabajo en un parque natural. Estoy casado y tengo una hija, Núria (22). ¿Política? ¡No violencia revolucionaria! Fui el primer objetor de conciencia contra la mili forzosa, con dos consejos de guerra encima

VÍCTOR-M. AMELA - 21/01/2005

-¿Dos consejos de guerra? -Sí, ¡tengo ese honor!Ytengo el enorme orgullo de que el segundo consejo de guerra me considerase un desertor.

-Un término con un halo despectivo... -¡El desertor es un héroe! Desertar es la única actitud respetable en una guerra. El desertor es el único que vence en una guerra, porque no mancha sus manos de sangre.

-Actitud cobarde, le habrán dicho. -Y es al revés, digo yo: lo cobarde es ser violento. ¡Hay que ser muy valiente para no emplear la violencia física!

-¿Usted lo es? -Hacer el servicio militar contradecía mis principios, y tomé la firme decisión de no hacerlo. Era 1971 y me enviaron a la cárcel.

-¿Por cuánto tiempo? -Estuve en diversos calabozos y cárceles entre enero de 1971 y marzo de 1974.

-¿Y cuánto tiempo de su libertad estaba dispuesto a sacrificar por no hacer la mili?-No era sólo por no hacer yo la mili,sino para que se aboliera el servicio militar forzoso. Esa lucha sólo culminó 31 años después, en mayo del 2002, cuando por fin salieron de la cárcel los últimos cinco insumisos.

-¿Fue el primero en hacer eso en España? -Sólo se negaban a hacer la mili los Testigos de Jehová, por su religión. Pero yo fui el primer objetor de conciencia por convicciones pacifistas, por profesar la no violencia.

-¿Y por antifranquismo? -También, ¡pero tuve muchas discusiones en la cárcel con la izquierda antifranquista, que no compartía mi discurso no violento!

-¿Qué fue lo que le llevó a usted a tener tan firmes convicciones pacifistas? -Fui un niño obediente en una familia de valores cristianos, y un adolescente con tendencias anarquistas. Conocí en Valencia a Lanza del Vasto y viajé como mochilero a su comunidad del Arca en Francia: agricultura ecológica, no violencia, cultura tradicional... Y allí decidí íntimamente que objetaría: ¡practicaría la desobediencia civil ante la mili! Y me prepararía a conciencia para ello.

-¿Cómo? -Ensayé el ayuno, para estar entrenado en huelgas de hambre...Me inicié en el yoga, para mantener la calma... Practiqué trabajos manuales, para tener ocupaciones... Aprendí a tocar la flauta...

-Ya veo que se lo tomó muy en serio. -¡Es que no existen cursillos de cárcel! Y tuve que inventármelos yo mismo. También me sometí a un análisis psiquiátrico. -

¿Ah, sí? ¿Con qué fin? -Quise saber si estaba bien, para evitar ser enviado a un manicomio. Durante el análisis, el médico me insinuó: "¿Estás buscando excusas para no hacer la mili?"Alucinó cuando le dije: "No, no. ¡Ojalá no tenga nada que me salve de hacerla!". Ya estaba a punto.

-Y un día le llaman para hacerla.... -Como estudiante, había ido pidiendo prórrogas. A los 23 años me consideré ya preparado. Al presentarme a la caja de reclutas, declaré: "No quiero vestir este uniforme".

-¿Cómo reaccionaron los militares? -Se asustaron. Vino el capitán y me dijo: "Piénsalo bien". Insistí. Y me metieron en el calabozo. ¡Sentí una gran liberación!

-¿Liberación? Qué paradoja, ¿no? -Me sentí liberado del miedo a ceder, a fallar, a no hacerlo... Me había preparado tanto... ¡Pero, por fin, ya estaba allí!

-¿Qué pasó luego? -Estuve en la Modelo y en la cárcel de Jaén. Había vascos, comunistas, gays, cristianos, anarquistas, marxistas... y cursillos de todo, foros de discusión... Alguno de aquellos presos es hoy rector de universidad.

-¿Tenía usted apoyos afuera? -Sí, agitamos el movimiento no violento europeo. En Notre Dame de París colgó una pancarta gigante que rezaba: Libérez Pepe!

-¿Se hizo usted famoso? -Empezó a hablarse de la objeción de conciencia contra la mili.Al salir de la cárcel yo debía volver al cuartel, pero me fui a un barrio de Valencia a alfabetizar niños pobres.

-¿No le detuvieron? -No, hasta que publiqué en La Vanguardia una carta abierta al capitán general. Abogué por una sociedad desmilitarizada y le dije: "Este barrio es mi patria y aquí estoy sirviéndola". Entonces me detuvieron y fui condenado en consejo de guerra por desertor.

-¿Y a la cárcel otra vez? -Sí, y pasé por una depresión... pero la remonté. Y me trasladaron a una compañía disciplinaria de la Legión, en el desierto de El Aaiún, con los delincuentes más terribles.

-Buf. ¿Merecía la pena todo ese vía crucis? -Todo lo que hice yo y otros vale la pena por ser libres. ¡Hemos nacido para ser libres! -Sacrificó su libertad por la libertad...y logró el servicio social sustitutorio. -Que rechazamos, porque planteó el servicio social como un castigo temporal. ¡Servir a los demás es algo noble y para toda la vida! Y por eso aparecieron los insumisos, ¿no? -Y los hubo hasta la abolición del servicio militar obligatorio, en diciembre del 2001.

-Gracias: mis hijos no harán la mili. -Acabó un vestigio de esclavitud medieval, un impuesto de sangre. Ya es otra era.

-¿Qué sintió usted el día de la abolición? -Seguí luchando para que soltaran a cinco insumisos aún encarcelados. Uno, en su último juicio, había dicho a los soldados presentes: "Y ustedes sean hombres ¡y deserten!".

-¿Y hoy ha terminado ya su lucha, pues? -¡Si no luchas, estás muerto! Lucho para reducir los ejércitos y promover la cultura de paz frente a la cultura de la guerra. ¡Que nadie aplauda jamás ante un bombardeo! ¡Conseguir algo matando es un fracaso humano! Luchemos: la no violencia es lo revolucionario.


FUERTE

Tras Beunza hubo en España un millón de objetores y 10.000 insumisos durante 30 años. Hoy, diplomado en Cultura de Paz por la UAB, promueve la reducción de los ejércitos y postula que "hay que ser muy fuerte para ser no violento". Él demostró serlo al enfrentarse a un ejército que era el pilar de una dictadura. Su gesta la cuenta La utopía insumisa de Pepe Beunza (Virus). Beunza es un tipo optimista, activo, firme y vitalista: "Europa puede defenderse con 60.000 soldados, y tenemos 2.500.000...". Le hago la pregunta de manual a todo pacifista: "Si hubiese podido matar a Hitler, ¿lo hubiese hecho?". "¿Qué sentido tiene matar a uno que una sociedad ha generado? ¡Mejor cambiar la sociedad! -dice-. Adiestremos a los niños a ser críticos con toda consigna, incluida ésta"

2 Comments:

Blogger Enrrob said...

Hola, al administrador del blog, por favor ponte en cntacto con Pepe que hemos de ampliar el blog y queremos poder compartir contigo el acceso y permisos de edicion.
info@pepebeunza.org

Att, Enrique

1:11 p. m.  
Blogger Enrrob said...

Hola, al administrador del blog, por favor ponte en cntacto con Pepe que hemos de ampliar el blog y queremos poder compartir contigo el acceso y permisos de edicion.
info@pepebeunza.org

Att, Enrique

1:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home